Si no puede visualizar este correo, por favor, haga click aquí.

Noticias de la Comunidad Or Sinai | Correo N°48
 
SHABAT JUNTO A OR SINAI

VIERNES 27 DE ELUL 5776 - 30 DE SEPTIEMBRE 2016
18:20 hs. Minjá | 18.30 hs. Charla sobre la Perashá | 19 hs. Shabat Kids con peulot para los chicos | 19.15 hs. Kabalat Shabat


SÁBADO 28 DE ELUL 5776 - 1 DE OCTUBRE 2016

10.00 hs. Shajarít | 11.00 hs. Lectura de la Torá | 12.15 hs. Kidush, para toda la familia | 18:20 hs. Minjá | Peulot para los chicos

Encendido de las velas de shabat: 18:35 hs. Havdalá: 19.35 hs.

 
 
Nitzavim
Escapando de la Cárcel

Por Elisha Greenbaum

Hay una bien conocida y sabrosa historia de un hombre desesperado que alzó la vista hacia Di-s: "Di-s, tú has prometido que caminarías a mi lado, pero cuando veo detrás de mi sólo veo un par de huellas marcadas en la arena de mi vida".

Y una voz cuidadosa y compasiva respondió: "Hijo mío, esas huellas que vez son mías, cargándote mientras realizas tu travesía".

Leemos en este Shabat cómo, después del predicho galut-exilio que sufrimos actualmente (y si ustedes piensan que no están sufriendo, eso muestra cuán ciegos a nuestra antinatural existencia nos hemos vuelto), "Di-s retornará a su hogar…". Nota: No "Di-s los retornará a su hogar", sino que Él también está en el exilio, como quien dice, y la redención futura verá a Di-s Mismo recuperando su lugar correcto, como si dijéramos, en nuestra patria común.

Que Di-s nos acompaña en cada paso y etapa de nuestras vidas, sin abandonar ni rechazar a un solo judío, se comprende y aun se espera. La implicación que rompe con la teología del versículo anterior es que, de alguna manera, Di-s espera y ansía nuestra redención cuando Él también "vendrá a casa".

Los prisioneros no pueden escapar sin ayuda del exterior. Alguien que contrabandea una lima, soborna a los guardias o maneja el auto para la huida. Dejar el exilio no es diferente. Confiamos en Di-s para quebrar los límites de nuestra separación y quitar los obstáculos tanto físicos (antisemitas, atentados en los autobuses, etc.) y psicológicos (ambición) entre el camino en el que estamos y el camino en el que debemos estar.

Sin embargo Di-s preparó la ruta de escape, como quien dice, desde antes de la expulsión y el exilio. Tenemos la garantía de que Di-s está preparado, desea y espera, redimirnos y unirse a nosotros y llevarnos de la mano para recuperar nuestro estado real —libertad para ser verdaderos judíos y verdaderamente judíos.

 
 
 
 

Selijot previa a Rosh Hashaná, en OrSinai

Este domingo 2 de octubre, víspera de Rosh Hashaná, nos juntaremos para recitar la última selijot, previa al nuevo año, a las 8 hs.

Luego, a las 9 hs., continuaremos con la tefilá de Shajarit, con tefilin y al finalizar la anulación de las promesas. 

¡Los esperamos!

Se presentó el libro "La Cocina de OrSinai"

El pasado martes 27 de octubre, en el marco de las actividades de Rosh Hashaná, las mujeres de la comunidad disfrutamos una noche muy especial, en el marco de una cena inolvidable, en donde se presentó el libro "La cocina de Orsinai", de Celi Sudry.

La velada contó además con un excelente show de música y unas palabras alusivas a Rosh Hashaná, a cargo de nuestro Rab Pinjas.

Mirá las fotos aquí
 

¡DALE PLAY!

Tashlij
Descubrí por qué el primer día de Rosh Hashaná debemos hacer Tashlij..

► ¡Mirá el video!
 
¡IOM HULEDET SAMEAJ!

En la semana de su cumpleaños, saludamos con mucha alegría a Gabi Hara, Santi Masri y Luciano Saadia.

 
 
KIDUSHIM

El kidush de este shabat al mediodía es ofrecido gracias a la generosidad de las familias Kaus y Roitenberg

 
 
 

El santo Rebbe Aharon de Karlin condujo en una ocasión las plegarias en Rosh Hashaná. Cuando llegó a “El Rey”, se desmayó. Al preguntarse luego qué había sucedido, respondió que había recordado las palabras del Talmud: “Si yo soy un Rey, ¿por qué no vinisteis hasta ahora?”

 
 
 
LUNES
08.00 hs. Tefilin y Shajarit
17.15 hs. Torá Kids
17.15 hs. Curso de Bat Mitzvá
 
MARTES
08.00 hs. Tefilin y Shajarit
19.00 hs. Talmud Para Hombres
 
MIÉRCOLES
08.00 hs. Tefilin y Shajarit
09.30 hs. Café y Torá para mujeres
13.40 hs. Almuerzo y Torá para adolescentes
15.00 hs. Café y Torá para mujeres
19.00 hs. Viviendo con la Perashá, para hombres
19.00 hs. Torá para adolescentes
 
JUEVES
08.00 hs. Tefilin y Shajarit
10.30 hs. Curso de Cocina
17.30 hs. Curso de Bar Mitzvá
19.00 hs.
Jasidut para Hombres
 
VIERNES
08.00 hs. Tefilin y Shajarit
 
 
Rosh Hashaná

El judaísmo es misterioso. Viene del cielo, envuelto para regalo con cintas, atado con cuerdas y nudos que al desatarlos van revelando un nuevo misterio, un sorprendente universo con aún más nudos para desatar, más cuerdas que  van apareciendo a lo largo de un camino desconocido. Y con cada  desenredo, nos encontramos con un nuevo descubrimiento y, con cada descubrimiento, una sabiduría más profunda.

Rosh Hashaná es uno de esos grandes misterios. ¿Cómo es posible que el principio del año aparezca el primer día del séptimo mes? ¿Por qué hacemos sonar un cuerno de carnero y por qué le asignamos un rol tan central? ¿Cuál es el drama cósmico de este día y qué rol tenemos asignado nosotros?

Más enigmática es la reticencia de la Torá. Habla en forma críptica como si, a través de la discusión de un tema, se esperara que lo conociéramos, sin necesidad de decirnos nada acerca del mismo.

Nos es dicho que: "Será para vosotros un día de hacer sonar" (Números 29:1). ¿Qué es lo que se hará sonar? Eso no nos dice. El Rey David escribió en sus Salmos: "Tocad el shofar al nuevo mes, a la luna llena, al ocultarse el día de nuestra fiesta." (Salmos 81:4). Y esa es la única referencia bíblica que tenemos para esta tradición, que no se trata de hacer sonar nuestras voces (en ese día) ni una trompeta, sino un cuerno de carnero.

Pero hay otro verso que nos indica que "...será para ustedes un día de recuerdo de sonido" (Levítico 23:24). Y con esto se nos estaría dando a entender que no deberíamos hacer sonar ningún instrumento, nada, solamente deberemos recordar. Nuestra tradición resuelve el tema que D-os está pidiendo: "Reciten ante Mí versos de reinado para coronarme como su rey, y para que su recuerdo esté presente delante de mí. Y ¿cómo? Con un shofar." ¡Ay, qué tradición tan enigmática!

¿Cómo es que sabemos todo esto? ¿Y cómo es que sabemos que es éste el principio del año, si no está mencionado en ninguna parte de los cinco libros de Moisés?

La respuesta corta es: porque lo sabíamos desde siempre. Lo sabíamos porque, cuando Moisés recibió la Torá, todo esto le fue evidente y él trasmitió esta información, aunque no la dejó por escrito. Y todavía antes de haber oído hablar de Moisés, sabíamos acerca de Rosh Hashaná. Abraham recibió las antiguas enseñanzas de Shem, el hijo de Noé. Noé a su vez las había recibido de Matusael, quien las había recibido de Enosh. Y Enosh con seguridad estaba enterado de Rosh Hashaná, ya que había recibido su sabiduría directamente de Adán, que había sido creado en ese día.

Entonces, Rosh Hashaná no es solamente una festividad judía. Rosh Hashaná es el nacimiento de la humanidad.

Es curioso que un shofar, con su estrecha boquilla que luego se va abriendo se parezca a un canal de parto. ¿Verdad? De hecho, la Biblia (Éxodo 1:15) hace mención a una gran mujer que lleva un nombre con la misma etimología: Shifrá. Ella era la partera de los antiguos hebreos que dejaron Egipto. Su nombre quiere decir, 'embellecer,' y era eso lo que ella hacía: ella aseguraba que los bebés iban a nacer saludables y con posibilidades de vivir. Después del nacimiento los envolvía y masajeaba para estimular su fuerza y belleza.

El shofar es la partera del nuevo año. En su penetrante sonido comprimimos todas nuestras oraciones sinceras, todas nuestras lágrimas, nuestras propias almas. Todo aquello que existe resuena con su llamado hasta que llegue al origen mismo, el útero cósmico. Y es ahí que oprime un interruptor: la Presencia Divina hace que las modalidades se desplacen de la trascendencia a la inmanencia, del juicio severo a la misericordia. En el lenguaje del Zohar, "El shofar terrenal despierta al shofar celestial y el Santo, bendito sea Él, se levanta de Su Trono del Juicio y se sienta en Su Trono de la Misericordia."

Una nueva vida llega a nuestro mundo y toma su primera bocanada de aire. Es, también, nuestra propia vida y está en nuestras manos.

 
 
Saber qué pedir

Cierta vez, en un pequeño pueblo vivía una pareja muy rica pero que al mismo tiempo eran muy tacaños. Si bien ellos observaban todas las mitzvot de la Torá, su observancia no había podido mejorar lo suficiente su carácter. De hecho había producido exactamente el efecto opuesto sobre ellos. Debido a las múltiples bendiciones financieras que les habían llovido, ellos estaban tan seguros de estar haciendo lo correcto que sumaron la trasgresión de la arrogancia a su pecado de ser amarretes. 
Una vez llegó a oidos del Rabino Shmuel Munkis –un seguidor del Rav Shneur Zalman, el Baal HaTanya- la conducta de esta pareja. Rav Shmuel sintió pena por la pobre y desorientada pareja y decidió darles una lección que les enseñaría cómo corregir el rumbo. 
El jasid llegó hasta el pueblo donde vivía la pareja poco después de terminar el último Shabat del mes Elul, la noche cuando los judíos ashkenazim comienzan a rezar Selijot en preparación de los Iamim Noraim. 
Rav Shmuel se dirigió directamente hacia su casa y preguntó si se podía quedar durante unos pocos días. El jasid había tomado la precaución de vestirse con su ropa más elegante, lo cual produjo una buena impresión en la pareja que miraba al extraño con ojos muy críticos. 
“Ustedes deben permitirme quedarme en vuestra casa”, ordenó Rav Shmuel. “Yo soy un talmid jajam y no puedo permitirme mezclarme con gente común y escuchar su charla. A mi me adelantaron que sólo ustedes eran capaces de apreciar mi distinguida compañía”. 
La pareja se sintió muy complacida ante las palabras del rabino y lo invitaron a quedarse en su casa. Ellos estaban muy deseosos de demostrarle respeto a su distinguido huésped y le prepararon una comida, pero Rav Shmuel no aceptó su ofrecimiento. 
“Estoy cansado de mi viaje”, les dijo. “Lo único que quiero es irme a descansar sin que nadie me moleste. Así que, por favor, llévenme a mi habitación”. 
La pareja se apresuró a mostrarle cuál era su habitación y Rav Shmuel fingió irse a dormir. 
Al cabo de unas pocas horas, cuando ya casi era medianoche –y se acercaba la hora de ir a la sinagoga a rezar Selijot, la pareja golpeó con suavidad la puerta de la habitación donde su distinguido visitante seguía “durmiendo”. Dado que no se oía ningún ruido dentro de la habitación, el marido golpeó más fuerte. 
“¡No me molesten!”, dijo de mal modo Rav Shmuel. “¿No les dije que quería dormir?”. 
“Pero ya es casi la hora de ir a la sinagoga”, dijo la mujer tímidamente. “Seguramente usted no querrá dormir durante Selijot?”. 
“¿Selijot? ¿Qué son Selijot?”, volvió a responder de mal modo Rav Shmuel. “Yo les dije que quiero dormir. No me vuelvan a molestar con sus tonterías”. 
La pareja quedó atónita ante las palabras de su visitante. 
“¿Qué clase de talmid jajam es usted?”, le dijo la mujer inquisitivamente, olvidando sus modales suaves anteriores. “Hasta el judío más simple del pueblo puede decirle lo que son Selijot. Usted tiene que sentir vergüenza por su ignorancia”. 
Rav Shmuel abrió la puerta de su dormitorio y se paró frente a la asombrada pareja. 
“Ah, ¿de veras?”, les dijo, “entonces quizás ustedes me puedan decir de qué se trata todo este asunto de las Selijot”. 
“A mi me encantaría”, dijo indignado el hombre. “Selijot son las tefilot que le decimos a Hashem porque queremos tener un buen año. Nosotros Le pedimos que haga que nuestras vacas den mucha leche y que nos asegure que nuestras gallinas pondrán un montón de huevos para que podamos tener mucho dinero”. 
“¿Qué?”, gritó también Rav Shmuel tan alto que el marido y la esposa temblaron de miedo. “Ustedes quieren decir que la gente mayor se levante a medianoche para pedirle a Ribonó Shel Olam leche y huevos? Yo nunca en mi vida escuché a nadie decir algo tan ridículo”. 
La pareja de pronto se dio cuenta de que su distinguido visitante estaba en lo cierto. Seguramente debía haber en Selijot y en Iamim Noraim algo más que pedirle a Hashem que les otorgue bienes materiales. 
Esa noche de Selijot la rica pareja prestó atención, realmente, a las palabras de sus tefilot, y al hacerlo se dieron cuenta de que ellos tenían que pedir perdón por muchas cosas. Ellos volvieron a su casa con el corazón acongojado y humildemente le pidieron a su visitante que les enseñe cómo convertirse en verdaderos siervos de Hashem. Rav Shmuel, por supuesto, se sintió más que feliz en mostrarles el camino. 

 
 

Centro de Tora y Kabala Or Sinai

Comunidad OrSinai
Anasagasti 2085 | Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Teléfono: 4822-2285
info@orsinai.org.ar | www.orsinai.org.ar


LinkedIn
Facebook